Fiesta de la Circuncisión del Señor

20120101-120535.jpg

Octava de Navidad.

Es sabido que las grandes fiestas litúrgicas Pascua, Pentecostés, Navidad, Etc., gozan del privilegio de extender su celebración durante ocho días, es lo que llamamos la Octava. Sin embargo La Octava de Navidad es a mi parecer una de las que más significado litúrgico tiene pues encierra en sí misma un misterio más a considerar. Nos narra el Evangelio de San Lucas (2, 1) que escucharemos este día que: “Llegado el día octavo, en que debía circuncidarse al Niño, se le llamó con el nombre de Jesús, nombre que le dio el ángel antes de ser concebido.” De este texto toma entonces su nombre una de las tres fiestas que la Liturgia romana celebra este día. Sí, 3 fiestas, y es que aunque normalmente nos referimos a este día solo como la fiesta de la Circuncisión del Señor, aún la nota del misal de dom Gaspar Lefebvre nos refiere que la primera es la que se designa en los sacramentarios romanos con el título de Octava del Señor de ahí que tome algunos de los textos propios de la Misa de Navidad (Introito, Gradual, Ofertorio y Comunión). La segunda fiesta corresponde posiblemente a la dedicación de la Iglesia de Santa María la Antigua en el foro. Un vestigio de esta fiesta la encontramos en las oraciones de la Misa de este día que cantan de manera bellísima la Maternidad de María (quizá haya sido el argumento utilizado en la colocación de la Solemnidad de Santa María Madre de Dios en esta fecha en el calendario postconciliar…no lo sabemos y tampoco lo descubriremos de momento). La tercera fiesta la de la Circuncisión se remonta al siglo VI y es precisamente la que mencioné al comenzar esta pequeña nota.
Recordemos que el nombre que le fue puesto a nuestro Señor a los ocho días de su nacimiento encierra la sustancia de su misión en la tierra, Él es el Salvador, “Él salvará a su pueblo de sus pecados” había anunciado el ángel. Supliquemos pues en este primer día del año que los efectos de su obra salvadora se hagan eficaces en nuestra vida, en nuestras familias, en la pobre sociedad sin Dios en que vivimos, y claro, también en nuestra amada Iglesia en estos días tan humillada, atacada y perseguida desde fuera, pero más gravemente desde dentro. Supliquemos esta gracia por la intercesión de nuestra Señora la bendita Madre de Dios y los invito a hacerlo con las palabras de la oración colecta de este día: “Oh Dios que por la fecunda virginidad de la bienaventurada Virgen María, procuraste al género humano la gracia de la salvación eterna: haznos sentir la eficacia de su intervención, por la cual nos fue dado recibir al autor de la vida, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, el cual vive y reina contigo en unión del Espíritu Santo y es Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

Feliz y santo año del Señor 2012.
Rafael Enrique Morán Pineda
Terciario FSSPX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s