Nada más engañoso que el corazón; ¿Quién lo entenderá? (Jeremías 5,9)

20120420-230018.jpg

Hasta hace unos pocos días en el ámbito eclesial aceptar públicamente ser miembro de la FSSPX (aún en la Tercera Orden como en mi caso) significaba tener la consideración, amistad y apoyo de algunas personas “buenos católicos” deseosos de ortodoxia y ortopraxis en la Iglesia, gente devota, amantes de Jesús Sacramentado, de María Santísima, de los Santos, y léase bien: defensores del Vicario de Cristo, a la vez que alababan la lucha tenaz y valerosa de S.E.R. Monseñor Marcel Lefebvre de santa memoria, en contra de las innovaciones modernistas introducidas en la Iglesia después del Concilio Ecuménico Vaticano II.
Por otro lado la misma aceptación significaba recibir de los sectores modernos (desde los moderados hasta los más liberales y progresistas) las constantes burlas, ataques, condenas por la supuesta adhesión a lo que ellos gustaban llamar “cisma lefebvriano”, por desobediencia al Papa y al magisterio posconciliar. Hasta crearon términos peyorativos para etiquetar el grado de adhesión al supuesto cisma: Integristas, lefebvristas, lefebvrianos, filolefebvrianos y un largo Etc.

El pasado martes, un gran número de páginas, blogs, alborotaron las aguas publicando una noticia de un conocido vaticanista, en que se aseguraba que S.E.R. Monseñor Bernard Fellay, Superior General de la FSSPX había firmado el preámbulo doctrinal que se le había entregado en Septiembre del año pasado como requisito para el reconocimiento oficial y canónico de la Fraternidad. De forma casi inmediata la noticia (que al día siguiente fue rectificada, aclarada y hasta diríamos desmentida) se difundió como reguero de pólvora. Yo tuve la oportunidad de enterarme al recibir la llamada de una amiga, de los del segundo grupo ilustrado arriba, y que desde el extranjero me hacía para darme la “grata noticia” que Monseñor había firmado. En ese momento lo comenté con un par de personas cercanas y empezamos a ver como fluia la información en la red y cómo se daba el fenómeno que provocó el que yo esté escribiendo estas líneas como ejercicio de catarsis. Y es que aquellos que antes eran nuestros adversarios, críticos, jueces, jurado y verdugo que estaban listos para gritar el “Anatema” contra nosotros y ratificar con sus firmas la excomunión para la Fraternidad o encender la hoguera, ahora se habían transformado y se felicitaban de nuestro “regreso” (como si alguna vez nos hubiéramos ido de la Iglesia), alababan los esfuerzos del Santo Padre y felicitaban a Monseñor Fellay de haberse animado a dar ese paso.

20120420-231442.jpg

 Y bueno esperábamos los ataques para ambos personajes (el Papa y Monseñor) de parte de los más rematados liberales. Pero… llegaron antes los ataques de aquellos que mencioné al principio como amigos. Ahora Monseñor no era más el incansable Obispo que hemos visto recorrer el mundo con la colaboración de los otros tres obispos de la Fraternidad para visitar, animar y santificar por medio de los sacramentos a los fieles. No es más el prudente sucesor de Monseñor Lefebvre que nos ha enseñado a recurrir a nuestra Señora con incansables rosarios para que no prevalezcan los intereses personales sino se manifieste la voluntad de Dios y que pronto veamos derrotados a los enemigos internos y externos de la Iglesia. Ahora Monseñor Fellay según estos nuestros hermanos es el causante de la “tragedia” que se avecina a la Fraternidad. Es el que escupe sobre la memoria de Monseñor Lefebvre y que traiciona su episcopado por claudicar y doblegarse ante la Roma Modernista. Y claro ahora ellos son los únicos que quedan clarividentes de la situación de la Iglesia, verdaderos intérpretes del Magisterio auténtico de la Iglesia y obvio, del pensamiento, dichos y obras de Monseñor Lefebvre. Dicho sea de paso que todo esto amparados y animados por uno o varios sacerdotes que en algún momento fueron parte de la Fraternidad y que como muchos a lo largo de los casi 42 años de vida que ésta tiene, se han separado y que en la generalidad de los casos andan por el mundo como curas vagos (claro es más fácil vivir sin dar cuentas a ningún superior).

Con cuánta seguridad, podemos repetir las palabras de Jeremías que supo lo que era ser incomprendido, perseguido, condenado, y que había experimentado seguramente la infelicidad del hombre que pone su confianza en otro hombre, pero también muy por encima la bienaventuranza de quien pone su confianza en el Señor: Nada más engañoso que el corazón del hombre; ¿Quién lo entenderá?

Ya lo hemos dicho repetidas veces, nos encontramos en tiempos de grande confusión y nuestra seguridad y firmeza no pueden sino fijarse en el Señor que es Pastor, Guía y Cabeza de la Iglesia. Es sólo en el Señor y en su Santísima Madre en quienes podemos confiar y a quienes podemos encomendar los destinos de la Santa Iglesia y hoy por hoy los de nuestra querida Fraternidad Sacerdotal San Pio X.
Monseñor Lefebvre, ese grande apóstol de nuestr

o tiempo, a quienes muchos han odiado y atacado por más de cuarenta años, el mismo a quienes otros hoy con un celo amargo dicen defender e interpretar, el mismo a quienes otros no nos atrevemos sino a amar como hijos y suplicar sus ruegos en el cielo. El mismo nos enseña a no adelantarnos nunca a la Providencia, esto es no desesperarnos, no sentirnos derrotados, abandonados, pues el remedio a las crisis de nuestras almas, de la sociedad, de la iglesia, están sólo en las Manos Providentes de Dios, que sabe sacar luz, orden, belleza y perfección de donde solo reina el caos y la nada.

20120420-232032.jpg

Si usted ha tenido la paciencia y ha podido aguantar leerme hasta aquí, déjeme pedirle un favor: no deje de confiar, no deje de esperar y trabajar por el Triunfo de los Sagrados Corazones sobre las fuerzas del mal. Pero déjeme ir un poquito más allá y sea usted tradi, progre, integrista, liberal, lefebvrista, modernista o filolefebvrista,,, sea cual sea la etiqueta que le hayan puesto en esta triste etapa de la historia de nuestra Iglesia, si debajo de esa etiqueta que le han puesto logra descubrir en su alma el sello de “CATÓLICO” que le fue impreso el día de su bautismo, deje que le pida algo como caridad y lo hago con toda la seriedad y solemnidad que puedo,,,se lo pido por caridad: ofrezca un Ave María con el mayor amor de hijo que pueda a nuestra Poderosa Reina y Señora, para que ella que tiene el poder de aplastar la cabeza de la serpiente, ella que llorando mostro en La Sallete las desgracias que se venían sobre la tierra, ella que en Fátima nuevamente avisó de lo mucho que el Santo Padre y la Iglesia debían sufrir, pero que nos da la esperanza que al final su Corazón Inmaculado triunfará, traiga la paz y la concordia al seno de la Iglesia y pronto disipe las tinieblas del error y odio que reinan entre hermanos. ¿Es mucho pedirle ese acto de caridad? Creo que no.

Que Dios se lo pague.

¡Cor Iesu adveniat regnum tuum. Adveniat per Mariam!
Sagrado Corazón de Jesús, venga a nosotros tu reino. Venga por María

Rafaél Enrique Morán Pineda
Terciario FSSPX.

Ave Cor Mariae!!!


 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Nada más engañoso que el corazón; ¿Quién lo entenderá? (Jeremías 5,9)

  1. ESTOY DE ACUERDO CONUD QUERIDO AMIGO
    HAY QUE CONFIAR AHORA MAS QUE NUNCA EN NSJC Y SU SMMA MADRE REFORANDOELROSAIO Y DEJANDOLO TODO EN SUS MANOS, ELLOS VEN TODO MAS CLARO QUE NOSOTROS, POR¡BGAMOS A LA FSSPX EN AMNOS SE MARIA MELLA NO PUEDE DESFRAUDAR
    AVE VERUM

  2. Hola!
    Soy Maria de Buenos Aires Argentina
    y me encomiendo a sus oraciones,ya que quiero pertenecer a la Orden Tercera de la Fsspx y Dios quiera sera posible mediante Nuestra Señora y Nuestro Señor!
    Unidos En los Corazones Sagrados +

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s