Transfiguración de Nuestro Señor

La transfiguración.Por dos veces, en el curso del año litúrgico, nos recuerda la Iglesia el gran milagro de la Transfiguración: en el segundo domingo de Cuaresma, para afirmar la divinidad del Salvador, al acercarse su Pasión, y hoy, para festejar la exaltación de Cristo en su gloria.

La fiesta de la Transfiguración del Señor venia celebrandose desde muy antiguo el 6 de agosto en diferentes iglesias de Oriente y Occidente. Pero Calixto III, en 1457, la extendió a toda la Iglesia para conmemorar la victoria que en 1456 detuvo a las puertas de Belgrado a ola invasora del Islam, y cuya noticia llegó a Roma precisamente el 6 de agosto. Muchas iglesias consagradas al Salvador tienen como fiesta titular la Transfiguración.

La oración del día reza:

Oh Dios, que en la gloriosa Transfiguración de tu Unigénito has confirmado los misterios de la fe con el testimonio de los patriarcas y anunciando milagrosamente la adopción perfecta de hijos con la voz que salió de la nube luminosa; haz, propicio, que seamos coherederos del Rey de la gloria y sus copartícipes en la misma.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s