El silencio de Dios

image

Hoy está de moda –o, mejor dicho, constituye una obsesión– preguntarse por qué caya Dios, por qué no interviene en la vida de la humanidad. No obstante, el mismo Dios ya respondió a esta interrogante tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Todos conocen la narración de la tempestad calmada por Jesús, cuando la tormenta envolvía la barca en que se hallaba Él con los Apóstoles, y éstos, por miedo a ser tragados por las aguas, despertaron a la humanidad de Cristo mientras su divinidad lo veía y lo permitía todo para poner a prueba la fe y la esperanza de sus doce. La respuesta de Jesús fue un reproche: “¿Por qué teméis, hombres de poca fe?”. Jesús quiso enseñarnos en este episodio evangélico que si Él no interviene y parece dormir, en realidad lo ve y lo prevé todo para la mayor gloria de Dios y el bien de sus elegidos.

Tomado de “Sí, sí. No, no” Revista Católica Antimodernista, Abril 2013. La providencia Divina – El silencio de Dios, la sordera de los hombres y el profeta Habacuc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s