Presentación de la Santísima Virgen

Presentación Virgen María en el Templo

“Desde niña, estuvo llena del Espíritu Santo y conforme crecía en edad iba creciendo en gracia amando a Dios con todo su corazón y siempre muy lejos hasta de la sombra del pecado. Despreciaba todos los bienes de la tierra y daba a los pobres cuanto podía. En la mesa guardaba la templanza, que no tomaba sino lo preciso para el sustento corporal. Habiendo entendido, por la lectura de los libros santos, que para redimir al mundo había Dios de nacer del vientre de una doncella, se inflamó tanto en el amor divino, que no pensaba más que en Dios, ni se complacía en ninguna cosa fuera de Dios, excusando el trato de la gentes y de sus mismos padres, para que no le quitasen a Dios de la memoria. Por último, deseaba ardientemente alcanzar el tiempo de la venida del Mesías, para tener la suerte de ser esclava de aquella virgen felicísima que había de merecer la dicha de ser su Madre”

De las revelaciones de Santa Brígida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s