Cruzada del Rosario 2014

Cruzada

“La Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en los que vivimos, ha dado una eficacia nueva al rezo del rosario. De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, ya sea temporal o, sobre todo, espiritual, ora se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros, de nuestras familias del mundo o de las comunidades religiosas, o al bien de los pueblos y naciones; no hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver con el rezo del santo rosario. Con el santo rosario nos salvaremos, nos santificaremos, consolaremos a Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas almas. Finalmente, (el otro medio que salvará al mundo es) la devoción al Inmaculado Corazón de María, nuestra Santísima Madre, considerándola como la sede de la misericordia, de la bondad y del perdón, y la puerta más segura para entrar al cielo”.Entrevista de Sor Lucía con el Padre Fuentes, 26 de diciembre de 1957.

cruzadaros2014

Anuncios

Domingo en la infraoctava de Navidad

Sagrada Familia

José y María, madre de Jesús, estaban maravillados de lo que se decía de Él.
Lc 2, 33

La misa de este domingo, dentro de las fiestas de Navidad, continúa evocando el misterio de la encarnación y su resonancia en nuestras vidas. Dos versículos del Libro de la Sabiduría le proporcionan un maravilloso introito: cuando todas las cosas se hallaban en reposo, el Verbo, palabra siempre viva del Padre, hizo su aparición en el silencio de la noche.

Cristo, signo de adhesión y contradicción y piedra angular para unos y de tropiezo para otros, impone por su sola presencia una elección. De nosotros depende el aceptar en nuestra vida al que todos, para salvación o para ruina, hemos de recibir o rechazar.

Los Santos Inocentes

Santos Inocentes - Diciembre 28 - 28_santi_innocenti

 

En esta octava de Navidad conmemora la Iglesia a los niños de Belén y sus cercanías que mandó matar Herodes. Con su martirio, estas vidas inocentes dan testimonio de Cristo, perseguido desde su nacimiento por un mundo que no quiere recibirle. Cristo mismo ocasiona este degüello; ya comienza a ser motivo de contradicción. Pero los perseguidores quedan impotentes; Cristo ha venido a cumplir una obra de salvación y nadie se la impedida.

¡Oh Dios!, cuyo testimonio dieron en este día los Inocentes Mártires, no hablando sino muriendo, mortifica en nosotros todas las malas pasiones, para que profesemos con nuestras costumbres la fe que confiesa nuestra lengua.

Oración Colecta de la Santa Misa.

CONSAGRACIÓN DEL GÉNERO HUMANO A CRISTO REY

Niño Dios

 

¡Dulcísimo Jesús, Redentor del género humano! Míranos humildemente postrados delante de tu altar; tuyos somos y tuyos queremos ser; y a fin de vivir más estrechamente unidos a Ti, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a tu Sacratísimo Corazón.

Muchos, por desgracia, jamás te han conocido; muchos, despreciado tus mandamientos, te han desechado. ¡Oh Jesús benignísimo!, compadécete de los unos y de los otros, y atráelos a todos a tu Corazón Santísimo.

Señor, sé Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Ti, sino también de los pródigos que te han abandonado; haz que vuelvan pronto a la casa paterna porque no perezcan de hambre y de miseria.

Sé Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Ti; devuélvelos al puerto de la verdad y a la unidad de la fe, para que en breve se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor.

Concede, ¡oh Señor!, incolumidad y libertad segura a tu Iglesia; otorga a todos los pueblos la tranquilidad en el orden, haz que del uno al otro confín de la tierra no resuene sino esta voz: ¡Alabado sea el Corazón divino, causa de nuestra salud! A Él entonen cánticos de honor y de gloria por los siglos de los siglos.

Amén.

Esta oración fue prescrita por Pío IX en 1925 para la fiesta de Cristo Rey.

Vigilia de Navidad

jose-y-maria-sobre-un-burro hacia belen

 

“Hoy sabréis que viene el Señor a salvarnos; mañana veréis su gloria. Del Señor es al tierra y canto la llena; el mundo y todos sus habitantes”.

Introito de misa Vigilia de Navidad.

La vigilia de Navidad está impregnada de una santa alegría. De no ser por por ornamentos morados, se creería comenzada ya la fiesta. El Hodie scietis (Hoy sabréis…), repetido con insistencia, expresa el júbilo de la Iglesia. El gran acontecimiento que se dispone a celebrar se sitúa en el pasado, pero la venida del Salvador se acentúa siempre por la redención que trae a los hombres de todos los tiempos.

IV Domingo de Adviento

BautisPredc

“Una voz clama en el desierto: Preparad el camino del Señor”.

 

Han llegado los tiempos en que van a complirse las profecías. Estamos en el año quince del reino de Tiberio; Pncio Pilato gobierna Judea; Herodes Galilea; Anás y Caifás son los sumos pontífices… Los grandes acontecimientos de la economía de la salvación tiene en la historia una fecha determinada, pero son de un alcance universal. En las riberas del Jordán proclama san Juan Bautista, después de Isaías: “Preparad el camino al Señor… Todo hombre verá la salvación de Dios”.

Tema de la predicación de Juan Bautista es el llamamiento a la penitencia y a la conversión. Preparar los caminos al Señor es lo mismo que allanar, nivelar, rectificar todo cuanto se opone en nosotros a Dios; ésta es la condición indispensable para beneficiarnos de la salvación que Juan, al modo de quien proclama un gran perdón, tiene encargo de anunciar. De ella misma hablaron los profetas y en particular Isaías. La iglesia la hace suya y nos la dirige hoy a nosotros sin cambiar nada.

Sobre el tiempo de Adviento

Virgen de la O

Ha llegado, amadísimos hermanos, aquel tiempo tan importante y solemne, que , como dice el Espíritu Santo, es tiempo favorable, día de la salvación, de la paz y de la reconciliación;  el tiempo que tan ardientemente desearon los patriarcas y profetas y que fue objeto de tantos suspiros y anhelos; el tiempo que Simeón vio lleno de alegría, que la Iglesia celebra solemnemente y que también nosotros debemos vivir en todo momento con fervor, alabando y dando gracias al Padre eterno por la misericordia que en este misterio nos ha manifestado. El Padre, por su inmenso amor hacia nosotros, pecadores, no envió a su Hijo único, para librarnos de la tiranía y del poder del demonio, invitarnos al cielo e introducirnos en lo más profundo de los misterios de su reino, manifestarnos la verdad, enseñarnos la honestidad de costumbres, comunicarnos el germen de las virtudes, enriquecernos con los tesoros de su gracia y hacernos sus hijos adoptivos y herederos de la vida eterna.

La Iglesia celebra cada año el misterio de este amor tan grande hacia nosotros, exhortándonos a tenerlo siempre presente.  A la vez nos enseña que la venida de Cristo no sólo aprovecho a los que vivían en el tiempo del Salvador, sino que su eficacia continúa y aún hoy se nos comunica si queremos recibir, mediante la fe y los sacramentos, la gracia que él nos prometió, y si ordenamos nuestra conducta conforme a sus mandamientos.

La Iglesia desea vivamente hacernos comprender que así como Cristo vino una vez al mundo en la carne, de la misma manera está dispuesto a volver en cualquier momento, para habitar espiritualmente en nuestra alma con la abundancia de sus gracias, si nosotros, por nuestra parte, quitamos todo obstáculo.

Por eso, durante este tiempo, la Iglesia, como madre amantísima y celosísima de nuestra salvación , nos enseña, a través de himnos, cánticos y otras palabras del Espíritu Santo y de diversos ritos, a recibir convenientemente y con un corazón agradecido este beneficio tan grande, a enriquecernos con su fruto y a preparar nuestra alma para la venida de nuestro Señor Jesucristo con tanta solicitud como si hubiera él de venir nuevamente al mundo. No de otra manera nos lo enseñaron con sus palabras y ejemplos los patriarcas del antiguo Testamento para que en ello los imitáramos.

De las Cartas pastorales de San Carlos Borromeo, obispo (Acta Ecclesiæ Mediolanensis, t. 2, Lyon 1683, 916-917).

La alegría del Evangelio, el dolor de los fieles

image

Compartimos el análisis “La alegría del Evangelio, el dolor de los fieles”, sobre la exhortación apostólica del Papa Francisco titulada Evangelii Gaudium realizada por el padre Franz Schmidberger, Director del Seminario Herz Jesu de Zaitzkofen (Alemania).

Si bien la Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” encierra aspectos justos, a modo de semillas dispersas, en su conjunto sin embargo no es sino un desarrollo consecutivo del Concilio Vaticano II, en sus conclusiones más inaceptables. No encontramos en este documento “caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años” (nº 1) sino más bien otro paso funeste hacia el declive de la Iglesia, la descomposición de su doctrina, la disolución de sus estructuras e incluso la extinción de su espíritu misionero –si bien se lo menciona repetidas veces–. De este modo “Evangelii Gaudium” se vuelve Dolor fidelium, una angustia y un dolor para los fieles.
Los católicos aficionados a la Tradición de la Iglesia deben seguir el lema del pontificado de San Pío X: Instaurare omnia in Christo, Instaurarlo todo en Cristo. Este es el único camino, la única vía “para la marcha de la Iglesia en los próximos años” (nº 1). Refugiémonos, por tanto, con el Rosario diario cerca de Aquella que venció todas las herejías en el mundo.

http://www.fsspx-sudamerica.org/fraternidad/textos/evgaud.php

III de Adviento

CATHOLICVS-Santa-Misa-Laetare-Paris-Holy-Mass-1

Gaudete in Domino semper… Gozaos siempre en el Señor; otra vez digo gozaos. Vuestra modestia sea patente a todos los hombres. El Señor esta cerca. No tengáis solicitud de cosa alguna; más en toda circunstancia, por la oración, manifestad vuestras peticiones a Dios.”

Viendo ya próxima la fiesta de Navidad, acentúa la iglesia la alegría que debe animar nuestros corazones por todo cuanto representa para nosotros el nacimiento del Salvador.