Domingo en la infraoctava de Navidad

Sagrada Familia

José y María, madre de Jesús, estaban maravillados de lo que se decía de Él.
Lc 2, 33

La misa de este domingo, dentro de las fiestas de Navidad, continúa evocando el misterio de la encarnación y su resonancia en nuestras vidas. Dos versículos del Libro de la Sabiduría le proporcionan un maravilloso introito: cuando todas las cosas se hallaban en reposo, el Verbo, palabra siempre viva del Padre, hizo su aparición en el silencio de la noche.

Cristo, signo de adhesión y contradicción y piedra angular para unos y de tropiezo para otros, impone por su sola presencia una elección. De nosotros depende el aceptar en nuestra vida al que todos, para salvación o para ruina, hemos de recibir o rechazar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s