Volvamos los ojos (23 XII 2011)

Volvamos los ojos,
¿Porque no?
volvamos los ojos,
a un lugar pequeño,
un lugar ínfimo,
un lugar que muchos no conocemos,
un lugar que se pierde en las grandes urbes, un lugar donde se pierde lo grande, lo sofisticado.
Volvamos los ojos, ¿Porque no?
a un lugar que es paz,
a un lugar que da sentido, a un lugar que es el lugar.
Volvamos los ojos,
¿Porque no?
al lugar donde todo comenzó,
al lugar donde
el hijo creado sin madre en lo eterno por el padre, entro al tiempo de madre sin padre.
Volvamos los ojos, ¿Porque no?
al lugar que da sentido,
al inicio de la alegría y felicidad. Al pequeño pesebre, donde Dios, hombre se hizo, donde el Rey de la paz, entro al mundo para reinar.

20111224-130945.jpg

Anuncios

Carta amigos y benefactores n°79

20111222-153029.jpg

Queridos Amigos y benefactores,
En algunos días celebraremos el dichoso advenimiento de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. La santa Liturgia del Adviento y del tiempo de Navidad está llena de la fe en la divinidad de Nuestro Señor. Empleando sobre todo el Antiguo Testamento, allí donde se profetiza su venida, ella impregna nuestra inteligencia y nuestro corazón con la grandeza infinita de las prerrogativas y de los derechos del Niño recién nacido.
“¡Aquél que desde toda eternidad nació de un Padre sin madre, nace en el tiempo de una Madre sin padre!” (Profesión de fe del 11° Concilio de Toledo).
Recibiendo su naturaleza humana de la Santísima Virgen María, su Madre, cuya Virginidad Él preservó, demuestra por ese mismo hecho que no perdió nada de su Divinidad. “En la zarza ardiente que veía Moisés y que no se consumía, nosotros reconocemos vuestra laudable e intacta Virginidad.” (antífona de Laudes, 1° de enero). Verdadero Dios, verdadero hombre, la Iglesia se complace de recibir a Jesús Nuestro Salvador honrándolo con el título de Rey.
El Rey de la Paz, Rex Pacificus. Aquí, desearíamos desarrollar un poco esta verdad, que está como en el centro de la crisis que sacude a la Iglesia y que condiciona las relaciones de la fraternidad San Pío X con la Santa Sede.
+
En efecto, nos parece que se puede resumir el fondo del problema actual en una pérdida de la fe en la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo. ¡Oh! Ciertamente muchos proclaman que creen que Jesús es Dios, pero muy pocos están dispuestos a sacar las consecuencias concretas de esta verdad fundamental que brillará ante los ojos del mundo entero en el fin de los tiempos. En ese momento, Él dejará, finalmente, resplandecer su gloria en toda su perfección. La extensión de sus poderes sobre toda creatura será tal que todos los hombres – paganos, cristianos, ateos, descreídos, bandidos y fieles –, todos serán prosternados ante Él, pues a su Nombre toda rodilla se doblará sobre la tierra como en el cielo. (Cf. Filip. 2,20)
Durante el corto momento de su vida terrestre en la que Él se complació en estar entre nosotros, Él ocultó en parte su soberanía. Pero eso sólo fue durante el tiempo de la prueba, el tiempo de cumplir su misión redentora: “Él ha muerto por nuestros pecados” (1 Cor. 15,3).
Pero durante ese tiempo en que ocultó a nuestros ojos todo su poder, Él no perdió nada del mismo. “Todo poder me ha sido dado en el cielo y en la tierra” (Mt. 28,18) es una afirmación que debe tomarse literalmente, Él que crea todas las cosas, por quien todo ha sido creado, sin el cual nada de lo que ha sido hecho ha sido creado. (Cf. Jn 1,3).
El rechazo práctico de la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo se manifiesta a menudo en la historia de los hombres por el rechazo de su Realeza, que ya fue el título y la razón de su condenación: “Jesus Nazarenus, Rex Judaeorum” (Jn 19,19).
Y muy a menudo en la historia, el rechazo de Dios se manifiesta por el rechazo de la sumisión a Nuestro Señor Jesucristo.
Hay que llegar a mitad del siglo XX para asistir a este increíble acontecimiento que permitió ver un concilio que, pretendidamente en nombre de la adaptación a la situación concreta de la sociedad humana en plena decadencia, modificó la proclamación de todas las épocas: “Es necesario que Él reine” (1 Cor 15,25). Se pretende que esta manera de obrar estaría en armonía con los Evangelios, cuando es todo lo contrario.
Los sofistas del liberalismo hicieron decir que el Estado, la sociedad humana –la cual también es una creatura de Dios– debía tratar con igualdad la única verdadera religión y todas las falsas, otorgando de igual modo a cada una el derecho de existir, de desarrollarse sin trabas y de ejercer su culto.
Se pretendió por este medio oponerse a los abusos del Estado totalitario que aplasta injustamente los seres humanos y oprime la conciencia de cada uno. Los mismos francmasones expresaron su alegría por escuchar resonar bajo la cúpula de San Pedro estas tesis que les pertenecen. (Cf. Yves Marsaudon, El ecumenismo visto por un francmasón de Tradición, 1964).
Ciertamente hay algo de verdad en el mal denunciado. Pero el remedio es el que la Iglesia siempre indicó: la tolerancia. El derecho a la libertad religiosa, tal cual fue proclamado en el Concilio Vaticano II, es algo muy distinto. Este es uno de los puntos en los cuales chocamos con la Santa Sede.
Esta libertad religiosa, que pone en pie de igualdad lo verdadero y lo falso, dispensa deliberadamente al Estado y a la sociedad humana de sus deberes de honrar y servir a Dios, su Creador. Abre el camino a todas las licencias en materia religiosa. Es como si, en la Iglesia, se hubiera renunciado a la prerrogativa de ser el único camino de salvación para los hombres. Los que todavía creen en ello ya no lo dicen. Incluso muchos hacen pensar lo contrario. Esta concesión al mundo de hoy se hace a costa de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo.
+
Otra consecuencia, en la misma línea de lo que se acaba de decir, se ve en la práctica del ecumenismo. Bajo pretexto de poder estar más cerca de nuestros “hermanos separados”, no se proclaman más estas verdades, aunque sean salvíficas, porque son difíciles de entender. Incluso de manera deliberada ya no se busca convertirlos. El ecumenismo YA NO QUIERE CONVERTIR MÁS. Se ha desterrado este término, se lo tolera todavía, ¡pero en nombre de la libertad religiosa! ¿Dónde está, pues, la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo? ¿Dónde quedó la dignidad de los católicos? ¡Y son sus jefes los que los convierten en pusilánimes! Como se pudo constatar recientemente en Francia, cuando era necesario censurar obras de teatro blasfemas. Si semejantes ofensa hubieran sido hechas contra los musulmanes, ¡el país habría sido devorado por las llamas! ¡Hoy los cristianos se han vuelto tan flojos que dejan hacer cualquier cosa! ¡Se atenta contra el honor no de un rey de este mundo, sino del Rey de Reyes, del Señor de señores, Nuestro Salvador, de quien hemos recibido todo!
¡Evidentemente deseamos fervientemente la salvación y el retorno al redil de todas estas almas tan caras al Corazón de Nuestro Señor puesto que las rescató al precio de su vida! Pero la manera actual de obrar no tiene nada en común con la preocupación de la unidad de la Iglesia de los siglos pasados. Se pretende que todo el mundo es bueno y, por consiguiente, la perspectiva de que algunos podrían condenarse eternamente causa escándalo. Se predica que el infierno está vacío o casi. Pero la enseñanza de la Iglesia es muy diferente…
+
Un tercer punto de enfrentamiento está también ligado al menoscabo de la autoridad.
Nuestro Señor es la cabeza de la Iglesia. Pero porque quiso que su Iglesia fuera visible, habiendo subido a los cielos, Él dio a su Iglesia una cabeza visible que es su Vicario sobre la tierra, Pedro y sus sucesores… A él solo Nuestro Señor dio el poder de apacentar los corderos y las ovejas, sólo él tiene un poder pleno, soberano, inmediato sobre todos y cada uno de los miembros de la Iglesia. Por eso la Iglesia siempre se proclamó una monarquía, gobernada por uno solo. Ciertamente el carácter humano del gobierno hace comprensible la búsqueda de los consejos y de las opiniones de personas sabias, pero una forma de democracia, introducida en la Iglesia por la colegialidad y por la parodia parlamentaria de las conferencias episcopales, permite toda clase de abusos y entrega a la presión de grupos las disposiciones de derecho divino que determinan que cada diócesis sólo tiene una cabeza, el obispo del lugar.
Hoy la autoridad está seriamente sacudida, no sólo desde fuera, por la contestación de los responsables laicos que reclaman participar en el gobierno, sino también en el interior de la Iglesia, por la introducción de una cantidad de consejos y comisiones que, en la atmósfera de hoy, impiden el ejercicio equitativo de la autoridad delegada por Nuestro Señor Jesucristo.
+
¿No es sobrecogedor constatar cómo, en cada uno de estos escollos, encontramos en definitiva el mismo problema? Para agradar al mundo, o al menos para adaptarse a él, se ha sacrificado de una o de otra manera la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo sobre los fieles cristianos, sobre todos los hombres por los que Él ha derramado su Sangre, sobre todas las naciones cuyos miembros son.
He aquí lo que desgarra la Iglesia. Para salir de esta crisis es necesario “restaurar todas las cosas en Cristo” (Efes. 1,10). En todas partes y en todo darle el primer lugar, a Él que quiere ser todo en todos. Mientras no se quiera abandonar este aire liberal que apesta la Iglesia, ésta seguirá deteriorándose.
A causa de esta dolorosa realidad nuestras relaciones con Roma son difíciles.
Por eso en la Fraternidad hablamos tan a menudo de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo, pues ella es el resumen en la vida práctica del reconocimiento de su Divinidad. Él tiene un derecho absoluto sobre nosotros.
A Él todos los hombres, paganos o católicos, jóvenes o viejos, ricos o pobres, poderosos o débiles, todos, absolutamente todos rendirán cuenta de su vida aquí abajo, -a Él, su soberano Juez y su Dios, del cual han recibido todo. Esperemos que estas líneas muestren cuán actual es la doctrina de la Realeza de Nuestro Señor Jesucristo, cómo el combate por esta Realeza de Nuestro Señor Jesucristo no es anticuado, sino todo lo contrario, muy necesario. Hoy es algo imperioso para sobrevivir.
Que Nuestra Señora, Madre de Jesús, Madre de Dios, escuche nuestras oraciones para la gloria de su Hijo. Que ella nos proteja, que cuide nuestra pequeña Fraternidad en medio de tantos peligros, y que ella sea nuestra guía, nuestra abogada, nuestra victoria contra nosotros mismos y nuestra pusilanimidad. Que ella sea nuestra esperanza, mientras esperamos su triunfo por el que rogamos asiduamente, que ella sea nuestra alegría ya aquí abajo y por toda la eternidad.

Nos cum prole pia, benedicat Virgo Maria.

+ Bernard Fellay

En la fiesta de Santo Tomás Apóstol, 21 de diciembre de 2011

Las propuestas recientes de Roma

20111219-131306.jpg

Ustedes se han enterado de que ha habido una propuesta de Roma, propuesta que dice: «Estamos dispuestos a reconocerlos a ustedes». El problema es que sigue habiendo una condición. Esta condición ha podido variar un poco en su formulación, pero en el fondo sigue siendo la misma. Esta condición es: hay que aceptar el Concilio. Podría resumirse la situación actual diciendo: «Sí, ustedes pueden criticar el Concilio, pero con una condición: primero hay que aceptarlo». Y nosotros decimos: « ¿Que se puede criticar después?»
Creo que este es un resumen honesto de la situación actual. No es difícil describirles a ustedes nuestra respuesta.
Evidentemente, las fórmulas son cada vez más interesantes y cada vez más próximas a lo que decimos nosotros. Actualmente, estamos llegando a un punto que manifiesta la profundidad del problema. En esa famosa propuesta, se nos dice: «Ustedes se comprometen a reconocer que en los puntos del Concilio que plantean dificultad, el único modo de comprenderlos es entenderlos a la luz de la Tradición continua y perpetua, o sea, a la luz del Magisterio precedente». La luz de la Tradición es el único modo con el que se pueden comprender los puntos dudosos. Van incluso más lejos: «Cualquier proposición e interpretación de estos textos dudosos, que se opusieran al Magisterio perpetuo y continuo de la Iglesia, debe rechazarse…». Es lo que nosotros hemos hecho siempre. Pero hay un diminuto inciso que añade: «…como dice el Nuevo Catecismo»; ahora bien, el Nuevo Catecismo repite lo que dice el Concilio.
Dicho de otro modo, sobre el principio no podemos estar sino de acuerdo. En cambio, la aplicación es completamente opuesta. Ellos pretenden que están aplicando el principio, diciendo: todo lo que se hizo en el Concilio es fiel a la Tradición y está en coherencia con ella, ya se trate del ecumenismo o de la libertad religiosa. Esto les muestra a ustedes la gravedad del problema. Hay un problema en algún lado. No puede ser de otro modo. El problema radica en la comprensión de algunas palabras, y por supuesto éstas son: «Tradición» y «Magisterio». El modo con que ellos comprenden estas palabras es subjetivo. Desde luego, la palabra «tradición» se puede comprender eventualmente en el sentido de «transmitir»: el acto de transmitir. Es una transmisión. Pero el modo habitual de comprender esta palabra versa sobre su contenido. ¿Qué es lo que se transmite? ¿Qué es lo que se transmite de generación en generación? La definición clásica de la Tradición es «lo que se ha creído siempre y en todas partes» (Conmonitorio de San Vicente de Lerins). «Lo que» designa aquí el objeto. Pero ahora es como si se pasara del objeto al sujeto, no fijándose sino en quién transmite.
Por lo cual, nos hablan de «tradición viva», porque el que transmite, cuando transmite, está vivo. Ahora bien, la vida se mueve y cambia. Los Papas cambian… y, por consiguiente, la tradición cambia, pero sigue siendo la tradición. Se trata de la misma tradición, pero que cambia. La Iglesia ha considerado también este sentido, pero de un modo completamente secundario. No se refiere a esto cuando habla de la Tradición, sino a lo que se denomina el depósito de la fe, el conjunto de verdades que Dios ha confiado a la Iglesia para que lo transmita de generación en generación, para que las almas se salven. Se trata del contenido. Por esta razón, con la definición de la infalibilidad en el concilio Vaticano I, la Iglesia enseña que el Espíritu Santo fue efectivamente prometido a San Pedro y a sus sucesores, es decir, a los Papas; pero no fue prometido de tal modo que, mediante una nueva revelación, los Papas enseñasen algo nuevo. Fue prometido para que, con la ayuda del Espíritu Santo, San Pedro y los Papas conserven santamente y transmitan fielmente algo que no cambia, eto es, el depósito revelado.

Sermón de Mons. Bernard Fellay, Superior general de la Fraternidad San Pío X, en la fiesta de la Inmaculada Concepción, 8 de diciembre de 2011, en Ecône

Las antífonas mayores de adviento

20111217-091836.jpg

El 17 de diciembre marca el inicio de la segunda fase, la más intensa de preparación para la Navidad, y la Santa Iglesia para inflamar aún más nuestro corazón del deseo por la Venida de Cristo nos presenta del 17 al 23 las Antífonas Mayores o Antífonas O como normalmente se les conoce, que toman este nombre por ser la palabra o expresión con que comienzan y corresponden a la antífona que anteceda al Cantico del Magníficat en el oficio de Vísperas, tanto para los que usamos el Breviario Romano o los que siguen la Liturgia de las Horas. Intentaremos ir compartiéndoles cada día hasta el 23 la antífona correspondiente de modo que nos sirvan durante el día de pequeña jaculatoria en preparación a celebrar la Venida del Señor, venida que como ya se nos ha dicho tiene tres dimensiones: La venida de Cristo en carne mortal, que nos aprestamos a conmemorar; su Segunda Venida en gloria y majestad al final de los tiempos; y la venida que realiza a toda alma bien dispuesta a través de las gracias actuales y gracia santificante.
Aclamemos pues a nuestro Redentor con la voz de la Iglesia con las Antífonas O.

17 de Diciembre

O Sapientia, quae ex ore Altíssimi prodiísti, attingens a fine usque ad finem, fórtiter suavitérque dispónens ómnia: Veni ad docéndum nos viam prudéntiae.

Oh Sabiduría, que brotaste de los labios del Altísimo,
abarcando del uno al otro confíny ordenándolo todo con firmeza y suavidad,
Ven y muéstranos el camino de la salvación

Las cuatro témporas

Para quienes nos regimos por el calendario tradicional, este miércoles 14 no celebraremos al grande San Juan de la Cruz a quien ya honramos el 24 de noviembre pasado, sin embargo me pareció oportuno compartir unas líneas sobre las Témporas pues precisamente en esta fecha comenzamos las cuatro de este nuevo año litúrgico. Y es que cuatro veces al año, coincidiendo con el inicio de cada estación, la Santa Iglesia nos invita a que durante tres días (miércoles, viernes y sábado) por medio de la oración y el ayuno, imploremos del Señor sus bendiciones para la estación, pedir los frutos de la tierra y suplicar por nuevas vocaciones sacerdotales, destinando el tercer día (sábado) a la administración de las órdenes sagradas.
Debemos tomar en cuenta, que, aunque la legislación eclesiástica actualmente sólo establece como días de ayuno y abstinencia obligatorios el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo, las congregaciones e institutos religiosos apegados a la antigua disciplina conservamos la práctica de las Témporas y Vigilias, y queda la invitación abierta para todo fiel católico que desee unirse a esta práctica.
Las Cuatro Témporas están colocadas durante el año: en la Tercera Semana de Adviento, la Primera Semana de Cuaresma, en la Octava de Pentecostés, y hacia la tercera semana de septiembre cercana a la fiesta de San Mateo Apostol (21 de Sept).
En las tres témporas siguientes, se insistirá mucho en el carácter cristiano de la penitencia, del ayuno para atraer las bendiciones del Señor, sin embargo en estas de Adviento, el mismo ayuno, penitencia y oración buscan dirigir nuestra mirada a la espera del Señor, buscan prepararnos a la gran fiesta de su Nacimiento. Así: la Misa del miércoles nos coloca ya en el ambiente prenavideño, colocando en dos lecciones del Profeta Isaías que alienta la espera del pueblo santo culminando con el anuncio del Mesías que tendrá su culmen en la lectura del Evangelio de la Anunciación.
El viernes nuevamente Isaías evocará bellamente el retoño del tronco de Jesé, mostrando la descendencia davídica del Mesías prometido y el evangelio pondrá ante nuestros ojos el emotivo pasaje de la Visitación de la Santísima Virgen a su prima Isabel.
Finalmente el sábado es de gran importancia histórica pues las ordenaciones sacerdotales en las témporas de adviento eran las únicas que se conocían antiguamente en Roma, era por tanto un día trascendental. Tiene toda la forma de una celebración de la iglesia primitiva con múltiples lecciones, enriquecidas con canticos y oraciones y nos recuerdan la forma original de las vigilias nocturnas de Roma. Textos proféticos de Isaías que evocan las grandezas del Mesías, los cánticos expresan la llamada apremiante de la Iglesia, las oraciones contienen su plegaria para que encontremos en la redención que nos ofrece, el remedio de nuestra miseria. La epístola de San Pablo nos coloca en la perspectiva de la segunda venida del Señor y el evangelio nos invita a prepararle el camino, allanando las asperezas y nos asegura que “todo hombre verá la salvación de Dios”.
¡Cuánto necesitamos implorar para nuestra vida, para la sociedad, para la Iglesia misma, y qué propicio el espacio de las Cuatro Témporas para reconocer nuestra dependencia de Dios de quien dimana todo bien material y espiritual! De modo que quiera Dios mover nuestro corazón para que muchos participáramos de estos sentimientos que la Iglesia nuestra Madre y Maestra nos quiere inculcar y acompañemos con nuestra oración sincera, nuestros ayunos y sacrificios a los que “tomados de entre los hombres” recibirán Ordenes Menores y Mayores durante este fin de semana.
Rafael Moran Pineda
Terciario FSSPX.